Escola de Redes

ITINERÁRIOS DE LEITURAS FUNDAMENTAIS 1: UGARTE (2008)

Introducción para nuevos indianos

David de Ugarte (2008)

Este itinerario resume contextos de casi 20 años de movimiento ciberpunk… Creo que es importante para todos nosotros conocer esa trayectoria y de alguna manera revivir esos debates o cuando menos entenderlos, para entender las cosas que entre nosotros se dan por sentadas (como el rechazo a la nación, el catastrofismo verde o el discurso convencional sobre Internet). Las cosas estupendas que tiene la vida indiana a fin de cuentas, no surgen de una genialidad, sino de esa trayectoria y de esa confrontación entre las diferentes maneras de abordar el mundo red.

Intentar reapropiarse de esas referencias en cada oleada indiana es más que importante. Al fin, incluso frente a clientes, no digamos frente a nuestro entorno, cada uno de nosotros representa, es, Las Indias, es decir una cierta posición en ese debate o una cierta evolución de ese debate bastante diferente a las convencionales y por lo tanto más valiosa. Incluso comercialmente, si nuestros clientes pagan es por la diferencia y esa diferencia no es fundamentalmente de competencia, sino de mirada, de aproximación a los problemas.

Una nueva cultura para un nuevo mundo

La cultura comienza a hacer la digestión del cierre de la guerra fría antes de que esta acabe. Estamos a finales de los 80 y las vanguardias underground americanas se ligan a la incipiente Internet.

La influencia de esta nueva mirada afectará a todas las ideologías periféricas herederas del estallido identitario del 68. Aparecen, al principio marginalmente, referencias que luego serán recicladas una y otra vez. Dos serán los ensayos clave de esa época: Zonas Temporalmente Autónomas de Hakim Bey (1984) y el Manifiesto Ciborg (1986), seguramente la primera reflexión sobre como Internet habría de afectar para siempre las identidades más básicas como las de género.

El mundo hacker de finales de los 80 en Europa y EEUU

23, la película, describe el ambiente en el que nacieron los primeros grupos ciberpunk, la obsesión pre-caída-del-muro por la gran guerra nuclear, el desastre de permeación del mundillo hacker por la cultura de las drogas, el papel de la literatura pulp y la ciencia ficción en nuestra búsqueda de respuestas a un mundo que no encajaba ya en nuestras formas de pensar y socializar…

Es desmitificadora, dramática, sucia, incómoda. La policía asalta y golpea. El ambiente del conflicto social es denso. La televisión es obsesiva. Gadafi es llamado revolucionario en las noticias. Los tipos sociales alternativos están perdidos, solos, vacíos.

Ahora comparemos 23 con KGB, computer and me la versión televisiva del famoso The Cuckoo’s Egg de Cliff Stoll, el primer libro/reportaje sobre una caza de hackers. Es el otro lado de la caza de Karl y David, los protagonistas de 23. Contado en primera persona, el libro de Stoll no deja de ser la historia de un astrónomo freaki que juega a trazar a unos hackers europeos que le consumen minutos de computación sin pedir permiso. Es divertido, casi como un juego, con los condos californianos de fondo. Cuando finalmente visita Alemania y entrevista a los amigos de Karl, incluso el lugar donde apareció calcinado, el discurso simpático del juego de espías se cae. Nuestro mundo era, es, infinitamente más duro y rasposo.

La globalización

Las dos grandes palabras de los 90 serán globalización e Internet. Hay la percepción de que de alguna manera ambos tienen que ver. No sólo porque Internet acorte distancias (a fin de cuentas ya lo hacían el telégrafo y el teléfono) sino porque de alguna manera la estructura de la globalización y la de Internet se parecen. Surgen opiniones, luego materializadas en libros como The World is Flat que traducen al ensayo popular las ideas de economistas de izquierda como Paul Krugman que ven en el derribo arancelario y la deslocalización una puerta abierta al desarrollo de la periferia capitalista.

En los extremos, los antiglobis harán suyas las banderas del campesinado subvencionado francés (Bové), presentando la globalización como un dumping social generalizado. Y los liberales se beneficiarán, en reacción, de un discurso progresista en línea con las aspiraciones de estados como Chile, Brasil o Argentina… cuyos gobernantes de izquierda se descubren, súbita y sorprendentemente partidarios del librecambio… en Europa.

Tras toda arquitectura de información…

…se esconde una estructura de poder, decía el viejo lema Ciberpunk de los 90. A finales de esa década, cuando comienza en la mayoría del mundo la verdadera explosión de Internet, los hackers se reconvierten. De la lógica de resistencia (criptografía y cracking) de la literatura ciberpunk de los 80 pasamos a la lógica del software libre.

Comprender ese momento y ese cambio es fundamental para entender los cambios culturales generados por la red. En el cuento Días verdes en Brunei, Bruce Sterling retrata un espíritu que será común en los grupos ciberpunk y hackers europeos entre los días de la guerra yugoslava y el 2000 (caída de Milosevic en Serbia y de Estrada en Filipinas). Pero donde por primera vez aparece sistematizado es en el primer libro de Pekka Himanen, discípulo finés de Manuel Castells y conocedor de los primeros círculos de desarrolladores de software libre del norte de Europa.

Fin de siglo

La sociedad del 2000 está en completa transformación. Internet ya es parte de la cotidianidad, los escenarios ciberpunks no son cosa del futuro. En Mundo Espejo, seguramente la mejor novela de Gibson, esa cotidianidad se muestra de forma natural. Una naturalidad que se muestra en los movimientos que cierran el siglo XX en Europa: las revoluciones de colores, que comienzan en Serbia con Otpor! y cuyos manuales serán por primera vez textos digitales como el famoso De la Dictadura a la Democracia.

Paralelamente el Análisis de Redes Sociales se desarrolla a velocidad vertiginosa fuera y dentro de la academia. Redes se convierte en la palabra mágica. En 2000 creamos Piensa en Red, nuestra primera empresa, qie será la primera en hacer desarrollos distribuidos sobre PDAs, telefonía móvil, satélite y wifi en Europa. La lógica de Piensa en Red será la de crear comunidades de interés en Internet para a partir de las demandas de esas redes densas, producto del netweaving, diseñar y desarrollar servicios de todo tipo. Inspirado por esta experiencia, en 2001 Juan Urrutia publica La lógica de la abundancia.

De la sociedad que descubre la red, a la sociedad que se descubre red

En 2002 comenzamos la venta de Piensa en Red y su spin-off Piensa Solutions (ya entonces la 4ª empresa del sector en España). El 2 de octubre fundamos la Sociedad de las Indias Electrónicas, que unos días después abre el primer blog de empresa del mundo.

A finales de 2003 el efecto de Internet y las redes de comunicación distribuidas ya es visible en la sociedad. El grupo Ciberpunk, legalizado como asociación desde 2002, conducirá las primeras cibercampañas de éxito en España, son las primeras experiencias de ciberactivismo que se traducen en cambios legales y políticos. Juan Urrutia comienza la publicación por entregas de El capitalismo que viene, el gran libro de Economía de la sociedad red, donde, entre otras cosas, aparecen por primera vez los ejes de lo que luego será el 2.0.

Pero el shock, la consciencia de vivir en un nuevo mundo, surgirá del enfrentamiento con lo terrible: el terrorismo de red.

El conflicto en red tiene una forma ampliamente estudiada, el Swarming teorizado en la RAND corporation por Arquilla y Ronfeldt a finales de los 80 y sufrido por los norteamericanos hasta la extenuación en su ocupación de Iraq.

Pero el conflicto social también conoce el swarming. En noviembre de 2003 Juan Urrutia había publicado Aburrimiento, rebeldía y ciberturbas, que será luego interpretado como una previsión teórica de las movilizaciones del 13M. En su lógica de red distribuida iba mucho más allá que Maneki Neko, un inspirado cuento de Bruce Sterling que había relatado un swarming centralizado en 1998. El modelo distribuido se había hecho ya realidad con la caída de Estrada en Filipinas. A diferencia de la caída de Milosevic, fruto de un movimiento hasta cierto punto tradicional, el movimiento del 2000 en Filipinas y sobre todo el 13-M en España, respondían a procesos deliberativos espontáneos nacidos en red:

La blogsfera

El mundo descubre entonces que está ya usando un nuevo medio de comunicación tan potente o más como los heredados del siglo XX: la blogsfera.

Y a través de ello el cambio radical que está teniendo lugar en su propia forma de articulación social.

Un nuevo mapa para un nuevo mundo

Para 2006 todo cuanto ocurre está vinculado a Internet con la misma naturalidad que antes estaba vinculado a la prensa.

El mundo descubre nuevas libertades. La fantasía de una vida virtual completa, volcada sobre la red, aparece explícitamente en novelas como Ciudad Permutación, de Greg Egan. El juguete virtual del momento -estamos ya en 2006- es Second Life que vuelve a poner de moda Snowcrash la novela en la que Neal Stephenson había sugerido por primera vez un metaverso tridimensional como alternativa a la web.

El 2007 es para nosotros el año en que comenzamos a trabajar con BBVA poniendo en marcha la primera blogsfera corporativa del mundo (que es además masiva y transnacional). Por primera vez una gran transnacional genera un marco deliberativo en su interior y el mapa, el mosaico, se contruye como una red de blogs, impulsando la cohesión interna como red distribuida.

El viejo mundo internacional, seguro y dominable como un puzle sobre el plano, está dando paso a un mundo transnacional que no puede sino representarse a través de la virtualidad. Un mundo en el que las empresas y las identidades reticulares pueden ser tan potentes identitaria y políticamente como los estados, incluso plantearse superarlos, como ya habían avanzado Islas en la Red de Bruce Sterling en los 80 y la maravillosa Era del diamante de Neal Stephenson en los 90. Los nuevos discursos recurrirán también a mitos sionistas de la ciencia ficción clásica como La Luna es una cruel amante de Heinlein o a críticas de la democracia real como Lotería Solar de PK Dick para relatar búsqueda de una segregación que acabará descubriéndose superación de la lógica nacional.

Epílogo: Transnacionalistas transnacionalizados

A consecuencia de toda una serie de cursos online organizados desde la Biblioteca de las Indias desde 2005 con grupos de activistas de Argentina y Chile, comenzamos a partir de 2006, a viajar regularmente a América.

Cuando El poder de las Redes se presenta en Buenos Aires el movimiento es públicamente reconocido por sus posiciones opuestas al dospuntocerismo en boga: en especial el devolucionismo (frente al Creative Commons), y sobre todo por la crítica del rankismo y del proyecto social subyacente bajo los nuevos sites de moda como la Wikipedia. De fondo lo que nos está definiendo es una concepción de la diversidad ligada a la plurarquía como forma de vida en las redes distribuidas.

Nuestra corriente no ha sido la única en articular una teoría de la plurarquía durante estos años.

En Brasil, la evolución fue propiciada por Augusto de Franco, teórico de la democracia (véase su libro Alfabetización democrática) y activista cuyo movimiento por la radicalización democrática tiene una gran influencia tanto intelectual como política y práctica a través del movimiento de desarrollo local. Son precisamente las necesidades de este movimiento las que le llevan a investigar sobre redes sociales desde finales de los 90, ampliando el marco conceptual del glocalismo hacia la plurarquía y la crítica del estado.

Media ya 2008 y coinciden los primeros pasos de nuestra transnacionalización física con la transnacionalización del debate que nos anima…

© 2019   Criado por Augusto de Franco.   Ativado por

Badges  |  Relatar um incidente  |  Termos de serviço